Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.

La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias.

Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.

En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.

Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.

Facebook  Twitter  Youtube  Google+  Instagram  Tripadvisor  Linkedin 
Español  Ingles  Portugues  Ruso  Chino 
| контакт   Доступ к дистрибьюторам
Войти
регистр
0

El consumo moderado de vino y dieta mediterránea, tándem perfecto para tu salud

sabormediterraneo.com

Esta nueva propiedad saludable asociada al consumo moderado de vino ha demostrado que la comida sana (tipo mediterránea) y el vino se complementan, potenciándose los efectos saludable de ambos.

A los ya conocidos efectos protectores del vino, se añade ahora la elevación de los ácidos grasos omega-3, ácidos grasos esenciales indispensables para el buen funcionamiento cardiovascular. Así lo confirma la reciente investigación realizada en el marco del Proyecto "Ciencia, Vino y Salud", iniciado en 1997 en la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Pontificia de Chile.

El estudio demuestra que el consumo de vino, unido a la dieta mediterránea, conlleva un aumento de los ácidos grasos omega-3 en sangre. Aunque el vino no contiene estos ácidos grasos esenciales, sus antioxidantes actúan protegiendo los ácidos grasos presentes en el tubo digestivo y en los tejidos, (debido a que los ácidos grasos omega-3 tienden a oxidarse con facilidad).

El ácido alfa-linolénico (omega-3) es un ácido graso esencial que ha de ser aportado por la dieta, puesto que el organismo no puede sintetizarlo por sí mismo. De ahí la importancia de las recomendaciones orientadas a seguir una dieta equilibrada y cardiosaludable, con el vino como parte integrante de dicha dieta.

Diversos estudios científicos han demostrado que consumiendo ácidos grasos omega-3 en cantidades adecuadas se disminuye el número de muertes por infarto de miocardio en prevención secundaria. La ingesta de ácidos grasos omega-3 tiene, por tanto, efectos cardioprotectores. Disminuye la agregación plaquetaria y la coagulación de sangre, regula los niveles sanguíneos de triglicéridos y colesterol, aumenta la respuesta vasodilatadora de las arterias, reduce el riesgo de trombosis y tiene acción antiinflamatoria, antialérgica y anticancerígena. Asimismo, también se han constatado muchos de estos efectos beneficiosos asociados al consumo moderado de vino.

 

Para investigar el efecto de la dieta mediterránea y la dieta occidental (propia de EE.UU. y algunos países del norte y centro de Europa) con el consumo moderado de vino sobre la enfermedad cardiovascular y otras enfermedades crónicas, se realizó un estudio de intervención en dos grupos de 21 hombres jóvenes de entre 20 y 27 años. A un grupo se le proporcionó dieta tipo occidental (240 g diarios de frutas y verduras -2 raciones- y 32 ml de aceite de maravilla (soja y maíz). Al segundo grupo se le proporcionó una dieta tipo mediterránea, rica en frutas y verduras (5 porciones diarias, 32 ml de aceite de oliva), con un mayor consumo de pescado y pollo y menor de carnes rojas.

El estudio duró tres meses. El primer mes los voluntarios consumieron la dieta que se les había asignado por sorteo, mediterránea u occidental. Durante el segundo mes, ambos grupos consumieron vino con su dieta (2 copas diarias -240 ml-). En el último mes se suprimió el vino y se continuó con la misma dieta.

Al comparar el grupo que consumió dieta mediterránea con el de dieta occidental, se encontró un perfil de ácidos grasos plasmáticos (en sangre) que se asocia a menor riesgo cardiovascular, principalmente por su mayor proporción en ácidos grasos poliinsaturados omega-3. El consumo de vino tinto mejoró aún más este perfil de ácidos grasos en el grupo con dieta mediterránea, aumentando significativamente la proporción de ácidos grasos omega-3 (un 27,7%) y disminuyendo la de ácidos grasos saturados (un 6%).

Los resultados derivados del presente estudio han demostrado que la comida sana (tipo mediterránea) y el vino se complementan, potenciándose los efectos saludables de ambos.


 

Метки
consumo saludable, propiedades del vino, salud y vino, estudios sobre el vino, actualidad
Отзывы
Есть нет мнений по этой статье.
вверх мнение Отправить другу возвращаться
Diseño y Desarrollo web Im3diA comunicación. Esta página está optimizada para navegadores Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0.
Спросите
Хуан Мигел